Examen de Computacion Basica-Web 2.0-Ana Belen Aldas Palacios

22 enero 2010

La Web 2.0 es la representación de la evolución de las aplicaciones tradicionales hacia aplicaciones web enfocadas al usuario final. El Web 2.0 es una actitud y no precisamente una tecnología.

La Web 2.0 es la transición que se ha dado de aplicaciones tradicionales hacia aplicaciones que funcionan a través del web enfocadas al usuario final. Se trata de aplicaciones que generen colaboración y de servicios que reemplacen las aplicaciones de escritorio.

Es una etapa que ha definido nuevos proyectos en Internet y está preocupándose por brindar mejores soluciones para el usuario final. Muchos aseguran que hemos reinventado lo que era el Internet, otros hablan de burbujas e inversiones, pero la realidad es que la evolución natural del medio realmente ha propuesto cosas más interesantes como lo analizamos diariamente en las notas de Actualidad.

Y es que cuando el web inició, nos encontrábamos en un entorno estático, con páginas en HTML que sufrían pocas actualizaciones y no tenían interacción con el usuario.

Pero para entender de donde viene el término de Web 2.0 tenemos que remontarnos al momento en que Dale Dougherty de O’Reilly Media utilizó este término en una conferencia en la que compartió una lluvia de ideas junto a Craig Cline de MediaLive. En dicho evento se hablaba del renacimiento y evolución de la web.

Constantemente estaban surgiendo nuevas aplicaciones y sitios con sorprendentes funcionalidades. Y así se dio la pauta para la Web 2.0 conference que arranca en el 2004 y hoy en día se realiza anualmente en San Francisco, con eventos adicionales utilizando la marca en otros países.

Anuncios

Amor con sabor a chocolate

14 enero 2010

esto es de lo que les hablo..

14 enero 2010

esto es amor que dura a traves del tiempo y las circunstancias-...

AMOR VERDADERO

14 enero 2010

Que es el amor verdadero para cada uno de nosotros, como lo identificamos, y si lo podemos identificar, para saber cuál es el indicado como es que aun cuando estamos con alguien no sabemos si esa persona en realidad será la indicada..

Como es que pasamos nuestra vida en busca de un amor real, puro verdadero, es decir porque lo buscamos tanto será que en realidad es porque necesitamos ser complementados o solo porque necesitamos que este alguien en nuestras vidas para que cuando estemos tristes por algo este nos levante el ánimo y nos haga ver que en realidad somos especiales que tenemo0s algo porque seguir adelante luchando por conseguir un lugar mejor en esta vida, talvez será por esa persona que siempre buscamos superarnos cada vez mas o solo será porque necesitamos que nuestra vanidad sea elevada cada vez mas. Entonces que es el amor verdadero para que lo buscamos?

El amor es ese algo que nos estremece, es el compartir por lo menos cinco minutos diarios con esa persona que solo con verla sentimos que nuestro corazón palpita más rápido y más lento a la vez, es el poder abrazarlo y susurrarle al oído que lo queremos y que solo a su lado nos sentimos protegidas; pero como sabemos cuál es nuestro verdadero amor ¿o si existe en realidad?  Yo creo que cuando encontramos a alguien que con solo mirarlo nos sentimos tranquilos, que al abrazarlo nos sentimos protegidos o al besar sus labios sentimos que vamos a desfallecer en sus brazos, ese podría ser el ser que cuando llega a nuestras nos cambia por completo, para hacernos ver todo color de rosa, para ver corazones en cada lugar al que miremos o para que por más que todo parezca estar mal cuando lo tenemos cerca olvidamos todo, yo diría que ese es el amor verdadero cuando es correspondido y se lo puede vivir sin inhibiciones.

Se podría decir que amor verdadero fue el que DIOS tuvo con nosotros que sin pedirnos algo a cambio nos entrego a su primogénito para que nos salvase de lo terrible que estábamos viviendo y construyendo, entonces cada vez que creamos sentir un amor verdadero podríamos tratar de compararlo con el amor que el señor sintió y siente por cada uno de nosotros.

Cuando con un chico te lleves como te llevas con tu mejor amiga, cuando con esa persona puedes reír a carc

esto es amor verdadero

ajadas sin que eso le parezca extraño o feo, cuando estemos seguras de que esa persona siempre estará ahí junto a nosotras para apoyarnos en todo momento y sea cual sea el caso pues tal ves ahí sea cuando estaríamos experimentando lo que es un amor verdadero.

TIEMPO..

14 enero 2010
reloj de arena

El tiempo es un don que se nos escapa de las manos, a cada instante, cada vez que parpadeamos hemos envejecido un poco mas y es que asi tiene que ser, asi es la naturaleza del tiempo, se supone que todo tiene su rol no!! nacemos, crecemos, nos desarrollamos, nos realizamos profesionalmente, nos casamos (si asi lo queremos) vivimos felices, pero a todos nos llega la hora de ser recompensados o de ir a descansar donde se supone solo tendremos felicidad y mucha paz al alcance de nuestras manos; pero en realidad quien puede decirnos qiue hay mas alla del final, del sueño eterno al que nos sumergimos alguna vez para no volver a despertar, o es que alguien alguna vez logro despertar, y vino aqui al mundo de los que aun seguimos esperando por el llamado descanso eterno, a informarnos como es alla: sera que dijo que es maravilloso, que solo se obtienen alegrias, que siempre estando ahi nos sentioremos felices o realizados….como es mas alla de lo que nosotros podemos persibir con nuestros sentidos,…?

Entonces que podemos decir del tiempo: en realidad es algo que nos durara por siempre  y si es asi porque pasa tan rapido, porque ante nuestros sentidos nos parece que cada vez que pasa un año el tiempo a pasado mas rapido porque se nos hace tan dificil creer que el tiempo pasa igual en cada epoca y solo es que para nosotros que talvez hemos estado mas atareados,  cada vez se nos hace que el tiempo pasa con tanta rapidez.

Y si en algun momento el hombre lograra congelar el tiempo y dejarlo estatico ante nuestros ojos que es lo que pasaria, sera que se produciria caos entre los que estan desinformados, sera que ocurre como en las peliculas que el tiempo solo pasa para los que lo detienen y para el resto es como si no pasara nada simplemente, que sera lo que sucederia en realidad, como reaccionariamos ante un suceso de esa dimension: y como ahora podemos descubrir lo que pasa con nuestro tiempo porque estamos cada dia deseando que el dia se alarge para poder hacer todo lo que planeamos, y en cambio cuando estamos anciosos por algun motivo como por ejemplo porque tendremos la cita que hemos deseado con aquel personaje que tanto habiamos esperado, en esos momentos en cambio porque nos parece que el tiempo transcurre mas lento de lo normal, porque pensamos que no llegara la hora en que lo vayamos a ver, cuando talvez solo faltan horas o menos para que llegue el momento esperado…entonces que es lo que es confuso el transcurso del tiempo normal, o como lo vemos transcurrir nosotros? Yo diria que como lo vemos transcurrir nosotros porque sino porque para algunos el tiempo transcurre igual cuando estan anciosos que cuando estan atareados, entonces somos nosotros que pensamos que el tiempo en momento transcurre mas rapido  que en otros…

Romanticismo Actual

13 enero 2010

Hay un romanticismo clásico, al que podríamos llamar un romanticismo del sueño o ideal, que borra la realidad y la reemplaza por un mundo de fantasía. Solía aparecer en la imaginación de una mujer que estaba aislada del mundo, y que eHay un romanticismo clásico, al que podríamos llamar un romanticismo del sueño o ideal, que borra la realidad y la reemplaza por un mundo de fantasía. Solía aparecer en la imaginación de una mujer que estaba aislada del mundo, y que en su infantilización se volvía deseosa de un padre salvador. Era una situación en donde el amor entre hombre y mujer tenía que salvar a sus participantes de los problemas de vivir, un amor de inmaduros que se sentían abrumados por la existencia, huérfanos perdidos que padecían hasta encontrarse. Ese es también un tipo de romanticismo que se opone al cuerpo (me querés a mí o querés mi cuerpo), que se identifica con un espíritu insustancial, un romanticismo por lo general triste y aburrido, melodramático, sólo intenso en su forma de espejismo, es decir, en la imposibilidad de ser concretado. Era un romanticismo solitario, fracasado, depresivo, solitario, narcisista, falso. Bombones y flores, un gran amor en el que la mujer es un objeto precioso y no puede casi moverse si no quiere poner en riesgo su posición de vacío hermoso y delicado. ¿El hombre? Sostén y proveedor, dureza, seguridad, garantía, un papá que cuida, un caballero que se ofrece. Pero hay un romanticismo distinto, nuevo, que tiene que ver con creer en el amor de una forma más plena y real. No hay oposición entre espíritu y cuerpo, este romanticismo se basa en la aventura, en el riesgo asumido, en dar la batalla por ese amor que pide entrega pero no pide renuncia. Es un romanticismo que dice: quiero vivir de la manera más plena posible, quiero más, mejor, quiero tenerte para disfrutar con vos, que tu presencia me desafíe a crecer. Quiero tu alma y tu cuerpo, tu alma que está en tu cuerpo, en tu piel, en la sensualidad de nuestro encuentro. Este romanticismo no produce encuentros de sueño, da lugar más bien a historias de acercamiento, confianza, crecimiento y disfrute. Sucede en el mundo, como una forma de amor por la realidad compartida y no como negación de esta. Es un romanticismo que desafía a quienes lo viven. El desafío no está encarnado en el otro, el desafío está presente ya en el deseo de cada uno. El romántico es el que se hace cargo de lo quiere, el responsable de su deseo. Responsabilidad suele ser escuchada, sentida, como una palabra dura, seria, palabra de preceptor de colegio secundario. Escuchada en clave romántica quiere decir otra cosa, se refiere a la fuerza necesaria para bancarse querer lo que uno quiere y para enfrentar las dificultades que ese querer entraña. El responsable aquí no es entonces una persona seria y restringida, es lo contrario, una persona capaz de excitación, de juego, de crecimiento, de deseo, de amor y cercanía. El romanticismo hoy empieza donde termina el ideal, el sueño. Está más bien ligado a una posición realista, que no pone a las riquezas en un más allá inalcanzable para dar pie al mérito de la imposibilidad, sino que quiere concretarse en vida bien vivida. Su centro: la intimidad, una percepción intensa y marcada de la intimidad específica. No cualquiera sirve. El romanticismo tiene que ver con la captación más radical de la diferencia, por lo tanto, con conocer al otro y con conocerse a sí mismo. Este romanticismo no es un abandono semi inconsciente, estúpido, es la inteligencia de saber buscar el camino de algo que considera imprescindible. Este romanticismo es inteligente y capaz, no se expresa en signos universales (flores, bombones, joyas, regalos) sino en formas que tienen que ver con cada relación específica, y con una aventura compartida. Si el romanticismo es difícil hoy lo es porque no sabemos pensarlo, porque no hemos actualizado su imagen y su sentido, y seguimos concibiéndolo de una forma que ya venció. Usamos, sin darnos cuenta, las imágenes del romanticismo de un tiempo que ya no existe, y no sabemos traducir esa forma antigua en una versión actual. Si hubiera que definir al romanticismo actual con una sola palabra creo que esta sería la de aventura. Y me refiero a la aventura de jugarse por lo que uno quiere, por la aventura de ser personas concretas que quieren crecer juntas y ser capaces de armar su felicidad en medio de un mundo que es difícil, sí, pero que no es percibido como un lugar desencantado del que hay que salvarse sino como un espacio lleno de posibilidades y riquezas, riquezas que se quiere compartir con alguien que para uno resulta valioso y especial. Como solemos pensar el romántico como opuesto al sexual, creemos que el romántico es una especie de estúpido, un hombre capturado por el deseo posesivo de una mujer. No es así. El hombre no romántico, el que asume la posición cínica de reducir las relaciones posibles al campo del sexo, el que cree que la mejor posición es la de una “independencia” sin compromisos restrictivos, es un hombre incompleto y poco viril. Si creemos que el romanticismo es algo femenino es porque hay demasiado fútbol en nuestras vidas, demasiada mamá en el horizonte, para la que hay que seguir siendo un hombrecito solitario. El romanticismo es hoy la posición más masculina, la que quiere tanto de su vida como para jugarse por una mujer, enfrentar las dificultades y lograr incluso el ámbito extraordinario de un hogar en el que el amor pueda desplegarse en hijos, hijos que serán la explosión del amor insinuado en la pareja, que la completará de una forma increíblemente plena y feliz. Romanticismo es no querer menos que ser feliz, y saber que esto no es posible sin una intimidad de alto valor. n su infantilización se volvía deseosa de un padre salvador. Era una situación en donde el amor entre hombre y mujer tenía que salvar a sus participantes de los problemas de vivir, un amor de inmaduros que se sentían abrumados por la existencia, huérfanos perdidos que padecían hasta encontrarse. Ese es también un tipo de romanticismo que se opone al cuerpo (me querés a mí o querés mi cuerpo), que se identifica con un espíritu insustancial, un romanticismo por lo general triste y aburrido, melodramático, sólo intenso en su forma de espejismo, es decir, en la imposibilidad de ser concretado. Era un romanticismo solitario, fracasado, depresivo, solitario, narcisista, falso. Bombones y flores, un gran amor en el que la mujer es un objeto precioso y no puede casi moverse si no quiere poner en riesgo su posición de vacío hermoso y delicado. ¿El hombre? Sostén y proveedor, dureza, seguridad, garantía, un papá que cuida, un caballero que se ofrece.

Pero hay un romanticismo distinto, nuevo, que tiene que ver con creer en el amor de una forma más plena y real. No hay oposición entre espíritu y cuerpo, este romanticismo se basa en la aventura, en el riesgo asumido, en dar la batalla por ese amor que pide entrega pero no pide renuncia. Es un romanticismo que dice: quiero vivir de la manera más plena posible, quiero más, mejor, quiero tenerte para disfrutar con vos, que tu presencia me desafíe a crecer. Quiero tu alma y tu cuerpo, tu alma que está en tu cuerpo, en tu piel, en la sensualidad de nuestro encuentro. Este romanticismo no produce encuentros de sueño, da lugar más bien a historias de acercamiento, confianza, crecimiento y disfrute. Sucede en el mundo, como una forma de amor por la realidad compartida y no como negación de esta.

Es un romanticismo que desafía a quienes lo viven. El desafío no está encarnado en el otro, el desafío está presente ya en el deseo de cada uno. El romántico es el que se hace cargo de lo quiere, el responsable de su deseo. Responsabilidad suele ser escuchada, sentida, como una palabra dura, seria, palabra de preceptor de colegio secundario. Escuchada en clave romántica quiere decir otra cosa, se refiere a la fuerza necesaria para bancarse querer lo que uno quiere y para enfrentar las dificultades que ese querer entraña. El responsable aquí no es entonces una persona seria y restringida, es lo contrario, una persona capaz de excitación, de juego, de crecimiento, de deseo, de amor y cercanía.

El romanticismo hoy empieza donde termina el ideal, el sueño. Está más bien ligado a una posición realista, que no pone a las riquezas en un más allá inalcanzable para dar pie al mérito de la imposibilidad, sino que quiere concretarse en vida bien vivida. Su centro: la intimidad, una percepción intensa y marcada de la intimidad específica. No cualquiera sirve. El romanticismo tiene que ver con la captación más radical de la diferencia, por lo tanto, con conocer al otro y con conocerse a sí mismo.

Este romanticismo no es un abandono semi inconsciente, estúpido, es la inteligencia de saber buscar el camino de algo que considera imprescindible. Este romanticismo es inteligente y capaz, no se expresa en signos universales (flores, bombones, joyas, regalos) sino en formas que tienen que ver con cada relación específica, y con una aventura compartida.

Si el romanticismo es difícil hoy lo es porque no sabemos pensarlo, porque no hemos actualizado su imagen y su sentido, y seguimos concibiéndolo de una forma que ya venció. Usamos, sin darnos cuenta, las imágenes del romanticismo de un tiempo que ya no existe, y no sabemos traducir esa forma antigua en una versión actual.

Si hubiera que definir al romanticismo actual con una sola palabra creo que esta sería la de aventura. Y me refiero a la aventura de jugarse por lo que uno quiere, por la aventura de ser personas concretas que quieren crecer juntas y ser capaces de armar su felicidad en medio de un mundo que es difícil, sí, pero que no es percibido como un lugar desencantado del que hay que salvarse sino como un espacio lleno de posibilidades y riquezas, riquezas que se quiere compartir con alguien que para uno resulta valioso y especial.

Como solemos pensar el romántico como opuesto al sexual, creemos que el romántico es una especie de estúpido, un hombre capturado por el deseo posesivo de una mujer. No es así.
El hombre no romántico, el que asume la posición cínica de reducir las relaciones posibles al campo del sexo, el que cree que la mejor posición es la de una “independencia” sin compromisos restrictivos, es un hombre incompleto y poco viril. Si creemos que el romanticismo es algo femenino es porque hay demasiado fútbol en nuestras vidas, demasiada mamá en el horizonte, para la que hay que seguir siendo un hombrecito solitario. El romanticismo es hoy la posición más masculina, la que quiere tanto de su vida como para jugarse por una mujer, enfrentar las dificultades y lograr incluso el ámbito extraordinario de un hogar en el que el amor pueda desplegarse en hijos, hijos que serán la explosión del amor insinuado en la pareja, que la completará de una forma increíblemente plena y feliz.

Romanticismo es no querer menos que ser feliz, y saber que esto no es posible sin una intimidad de alto valor.

Romanticismo Actual

12 enero 2010

Hay un romanticismo clásico, al que podríamos llamar un romanticismo del sueño o ideal, que borra la realidad y la reemplaza por un mundo de fantasía. Solía aparecer en la imaginación de una mujer que estaba aislada del mundo, y que en su infantilización se volvía deseosa de un padre salvador. Era una situación en donde el amor entre hombre y mujer tenía que salvar a sus participantes de los problemas de vivir, un amor de inmaduros que se sentían abrumados por la existencia, huérfanos perdidos que padecían hasta encontrarse. Ese es también un tipo de romanticismo que se opone al cuerpo (me querés a mí o querés mi cuerpo), que se identifica con un espíritu insustancial, un romanticismo por lo general triste y aburrido, melodramático, sólo intenso en su forma de espejismo, es decir, en la imposibilidad de ser concretado. Era un romanticismo solitario, fracasado, depresivo, solitario, narcisista, falso. Bombones y flores, un gran amor en el que la mujer es un objeto precioso y no puede casi moverse si no quiere poner en riesgo su posición de vacío hermoso y delicado. ¿El hombre? Sostén y proveedor, dureza, seguridad, garantía, un papá que cuida, un caballero que se ofrece.

Pero hay un romanticismo distinto, nuevo, que tiene que ver con creer en el amor de una forma más plena y real. No hay oposición entre espíritu y cuerpo, este romanticismo se basa en la aventura, en el riesgo asumido, en dar la batalla por ese amor que pide entrega pero no pide renuncia. Es un romanticismo que dice: quiero vivir de la manera más plena posible, quiero más, mejor, quiero tenerte para disfrutar con vos, que tu presencia me desafíe a crecer. Quiero tu alma y tu cuerpo, tu alma que está en tu cuerpo, en tu piel, en la sensualidad de nuestro encuentro. Este romanticismo no produce encuentros de sueño, da lugar más bien a historias de acercamiento, confianza, crecimiento y disfrute. Sucede en el mundo, como una forma de amor por la realidad compartida y no como negación de esta.

Es un romanticismo que desafía a quienes lo viven. El desafío no está encarnado en el otro, el desafío está presente ya en el deseo de cada uno. El romántico es el que se hace cargo de lo quiere, el responsable de su deseo. Responsabilidad suele ser escuchada, sentida, como una palabra dura, seria, palabra de preceptor de colegio secundario. Escuchada en clave romántica quiere decir otra cosa, se refiere a la fuerza necesaria para bancarse querer lo que uno quiere y para enfrentar las dificultades que ese querer entraña. El responsable aquí no es entonces una persona seria y restringida, es lo contrario, una persona capaz de excitación, de juego, de crecimiento, de deseo, de amor y cercanía.

El romanticismo hoy empieza donde termina el ideal, el sueño. Está más bien ligado a una posición realista, que no pone a las riquezas en un más allá inalcanzable para dar pie al mérito de la imposibilidad, sino que quiere concretarse en vida bien vivida. Su centro: la intimidad, una percepción intensa y marcada de la intimidad específica. No cualquiera sirve. El romanticismo tiene que ver con la captación más radical de la diferencia, por lo tanto, con conocer al otro y con conocerse a sí mismo.

Este romanticismo no es un abandono semi inconsciente, estúpido, es la inteligencia de saber buscar el camino de algo que considera imprescindible. Este romanticismo es inteligente y capaz, no se expresa en signos universales (flores, bombones, joyas, regalos) sino en formas que tienen que ver con cada relación específica, y con una aventura compartida.

Si el romanticismo es difícil hoy lo es porque no sabemos pensarlo, porque no hemos actualizado su imagen y su sentido, y seguimos concibiéndolo de una forma que ya venció. Usamos, sin darnos cuenta, las imágenes del romanticismo de un tiempo que ya no existe, y no sabemos traducir esa forma antigua en una versión actual.

Si hubiera que definir al romanticismo actual con una sola palabra creo que esta sería la de aventura. Y me refiero a la aventura de jugarse por lo que uno quiere, por la aventura de ser personas concretas que quieren crecer juntas y ser capaces de armar su felicidad en medio de un mundo que es difícil, sí, pero que no es percibido como un lugar desencantado del que hay que salvarse sino como un espacio lleno de posibilidades y riquezas, riquezas que se quiere compartir con alguien que para uno resulta valioso y especial.

Como solemos pensar el romántico como opuesto al sexual, creemos que el romántico es una especie de estúpido, un hombre capturado por el deseo posesivo de una mujer. No es así.
El hombre no romántico, el que asume la posición cínica de reducir las relaciones posibles al campo del sexo, el que cree que la mejor posición es la de una “independencia” sin compromisos restrictivos, es un hombre incompleto y poco viril. Si creemos que el romanticismo es algo femenino es porque hay demasiado fútbol en nuestras vidas, demasiada mamá en el horizonte, para la que hay que seguir siendo un hombrecito solitario. El romanticismo es hoy la posición más masculina, la que quiere tanto de su vida como para jugarse por una mujer, enfrentar las dificultades y lograr incluso el ámbito extraordinario de un hogar en el que el amor pueda desplegarse en hijos, hijos que serán la explosión del amor insinuado en la pareja, que la completará de una forma increíblemente plena y feliz.

Romanticismo es no querer menos que ser feliz, y saber que esto no es posible sin una intimidad de alto valor.

Romanticismo

12 enero 2010

El Romanticismo es un movimiento cultural y político originado en Alemania y en el Reino Unido a finales del siglo XVIII como una reacción revolucionaria contra el racionalismo de la Ilustración y el Clasicismo, confiriendo prioridad a los sentimientos.

Debido a que el romanticismo es una manera de sentir y concebir la naturaleza, la vida y al hombre mismo es que se presenta de manera distinta y particular en cada país donde se desarrolla; incluso dentro de una misma nación se desarrollan distintas tendencias proyectándose también en todas las artes.

Se desarrolló fundamentalmente en la primera mitad del siglo XIX, extendiéndose desde Inglaterra a Alemania hasta llegar a países como Francia, Italia, Argentina, España, México, etc. Su vertiente literaria se fragmentaría posteriormente en diversas corrientes, como el Parnasianismo, el Simbolismo, el Decadentismo o el Prerrafaelismo, reunidas en la denominación general de Postromanticismo, una derivación del cual fue el llamado Modernismo hispanoamericano. Tuvo fundamentales aportes en los campos de la literatura, el arte y la música.

Hello world!

12 enero 2010

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!